Concurso, Escribir una novela, Reseña

Nos mantienen nuestras raíces

Hola a todos. Hoy quiero hacer una entrada muy especial. Hace exactamente veinte días publiqué Raíces de mujer y está teniendo una muy buena acogida. Por eso he decidido hablaros un poco de ella.

¿Cómo surgió la historia?

Con el fin de mantener una buena relación de primas, mi hermana (que tiene una bodega) invita con frecuencia a mis hijas a pasar un tiempo en su casa. Una tarde, cuando fui a recogerlas, una de mis hijas me dijo que tenía que ser muy chulo vivir en el campo, con toda aquella extensión de tierra y viñedos por los que correr, con ese permanente olor a uva recién cortada.

Les di la razón y me vino a la cabeza todos aquellos años en los que de niña ayudé a mi padre en la época de vendimia. Me encantaba el ambiente que se generaba alrededor de los líneos de cepas, las risas, las conversaciones, las canciones y el ajetreo de la gente que iba y venía cargada de esportones llenos de uvas. Después descansábamos todos juntos mientras cargábamos las pilas con la comida de las fiabreras: huevos duros, filetes empanados, tortilla de patatas, gazpacho, jamón, lomo, queso… acompañados de un buen vino para los mayores y refrescos bien frío para los pequeños. Son experiencias que te alegran la infancia, que te refrescan el presente cuando tus recuerdos acuden a tu mente y te dibujan, sin querer, la mejor de las sonrisa.

Todos esos pensamientos se quedaron dando vueltas en mi subconciente y poco a poco le fui dando forma a mi personaje principal: Sara, esa niña que correteaba entre los líneos y se imaginaba siendo enóloga, vinícola, viticultora… cualquier cosa relacionada con el vino.

Os cuento un poco sobre la novela: Raíces de mujer.

Sinopsis:

Una infancia marcada por el maltrato, la soledad y el aislamiento. Una vida llena de porqués. Un lugar al que no le permiten volver.

Sara es una periodista reconocida en la ciudad de Londres. Ha luchado con fuerza para enterrar su pasado y forjarse un futuro prometedor, pero la enfermedad de su hermano la obligará a volver a sus raíces. Regresará al lugar donde creció, a sus tierras, al anisado aroma de las viñas. Volverá a sentarse bajo la sombra del árbol gordo, donde conoció el amor por primera vez, un amor que creía perdido.

Los fantasmas del pasado la enfrentarán a sus miedos, a revivir pasiones olvidadas y a perderse en los ojos que un día la cautivaron.

¿Es posible recuperar un amor al que se había renunciado?

¿Serán tan fuertes sus raíces como para elegir un nuevo destino?

Portada:

Ficha Técnica:

Título: Raíces de mujer

Autora: Luisa García Martínez

Correctora: Celia Arias

Edición: 1 de Julio de 2019

Formato: Ebook y Papel

Autopublicada en Amazon y Candidata al Premio Literario 2019.

¿Se puede dar mi opinión sobre Raíces de mujer?

En realidad no lo sé, no sé si está bien o mal, pero yo os voy a decir lo que pienso como si fuera lectora de esta preciosa novela.

Es una novela romántica contemporánea cargada de sentimientos, emociones encontradas, luchas personales y enfrentamientos continuos con la realidad. Un recorrido por la vida familiar de Sara. La protagonista vive una infancia marcada por el maltrato y el abandono. Pese a todo, su fuerte personalidad la lleva a conseguir sus propios objetivos y a realizarse como una exitosa periodista. Atrás quedan sus recuerdos, los buenos y los malos, para hacer frente a una vida independiente donde nadie puede traspasar la coraza que ella misma se ha creado. El amor que conoció de niña quedó enterrado junto a los demás momentos vividos. Pero igual que las raíces se aferran al lugar que les rodean, esos momentos vividos también y acaban por salir a la luz, de cualquier manera.

La protagonista vuelve a casa, después de muchos años, y la realidad la sitúa frente a su yo infantil. Sin embargo, todas las preguntas que introdujo en la maleta cuando partió con 13 años encontrarán las respuestas en el presente. No todas serán de su agrado, pero es bueno conocer la verdad.

Allí sigue Tomás, su primer amor. Él le enseñó a correr, a esconderse, a jugar… Escuchaba sus problemas y limpiaba sus lágrimas. Le hablaba de las constelaciones y cómo elaborarían entre los dos el mejor vino de España. Sin olvidar, por supuesto, que también sabía besar.

Aquellos ojos verdes seguían pareciendo tan sinceros como lo fueron, durante un tiempo, en el pasado. A pesar de su traición, aún parecían limpios. ¿Podría volver a creer en ellos? ¿Puede tener el amor raíces tan profundas como para sostenerlo a pesar del tiempo transcurrido?

No te pierdas este verano Raíces de mujer. Atrévete a buscar tus raíces. Te sorprenderá encontrar la fuerza en tu interior.

Enlace directo a Amazon:

Raíces de mujer

Concurso

SORTEO FANTASÍA

Sorteo: Pórtico de cruce

Feliz domingo a todos. Personalmente no necesito que ningún día se llame: el día de la mujer trabajadora. Pero sí que es verdad que este mes, en mi clase, trabajo muchos temas relacionados con la mujer. Y para que mi parte de escritora no sea menos he decidido hacer un sorteo nacional de un ejemplar de mi novela “Pórtico de cruce” junto con este precioso marcapáginas que he realizado yo misma. Siento no poder realizar un sorteo internacional, pero prometo que en cuanto las ventas vayan bien, lo haré.

Para participar solo tienes que cumplir con estos requisitos muy simples:

  • Dar RT a la publicación que salga en Twitter.
  • Seguirme en Twitter@fantasialg o/y
  • Seguirme en Instagram: fantasialg2

Si quieres conocer de qué va la historia de Pórtico de cruce, pincha aquí.

Sigue leyendo “SORTEO FANTASÍA”

Concurso

El reencuentro.

shells-792912_960_720_opt

     El autobús con destino a Matalascañas acababa de iniciar su viaje. En esta ocasión treinta y siete jubilados habíamos elegido el destino más típico en los meses de verano. Pasar un día entero en la playa tenía sus inconvenientes, pero también tenía muchas ventajas y a mí me encantaba este tipo de excursiones. Me había sentado junto a Manuela, mi amiga de toda la vida, con la que seguía compartiendo muchas risas y buenos momentos.

—¿Has visto quién está sentada ahí detrás y con quién? —murmuró Manuela.

   Yo volví la cabeza al mismo tiempo que recibía un codazo por parte de mi amiga.

—¡No te gires ahora! Van a decir que estamos hablando de ella.

  Hice como que contaba los viajeros del autobús y cuando llegué al lugar de Isabel, me contestó:

—Treinta y siete, Claudia, vamos treinta y siete.

Sigue leyendo “El reencuentro.”