Creación de Mundos, Escribir una novela, Recursos para el escritor

Objeto Mágico: Worldbuilding

Objetos Mágicos: Worldbuilding. Fantasialg
Esta espada mágica me hará invencible

En fantasía es muy típico encontrar diferentes objetos cargados de poderes mágicos con los que los protagonistas se defienden y derrotan a los villanos. Muchas autores incluyen en el título de sus novelas el objeto mágico en cuestión, por ejemplo:

  • El Señor de los Anillos, de J. R. R. Tolkien.
  • La espada mágica, de Amanda Hemingway
  • Lumen, de Celia Arias
  • El brazalete mágico, de Rocío Rueda

Sobre este tema hay muchos artículos escritos en la web que pueden inspirarte a la hora de elegir tu propio objeto mágico.

En ocasiones no tienen por qué haber un solo objeto mágico en tu historia sino que puedes otorgarle un objeto diferente a varios personajes o centrar la historia en la búsqueda de uno en concreto.

Es posible que el objeto que uses no sea mágico en un principio, sino que sea el propio personaje quien le otorgue poderes determinados. Por ejemplo: en Pórtico de cruce, mi primera novela publicada, la espalda de Eidyn y el arco de Dana están bendecidos desde un principio por los dioses, pero solo despertarán sus poderes a medida que vayan creciendo como personas, aprendan a manejarlos y los usen para el bien del pueblo, no para el suyo propio.

El resto de personajes también tienen objetos mágicos como:

  • El libro del hechicero, donde aparecen multitud de conjuros y hechizos que ayudarán a los protagonistas.
  • El anillo de Heimdrasil, que aumenta el potencial de la alta inside (maga)
  • El cristal de Humdaniac, con el que ningún poder sobrepasa el tuyo
  • Los círculos sagrados, que potencian los hechizos…

Más importante que el objeto en sí es el uso que le des, porque es muy fácil que:

  • una escoba mágica vuele
  • una espada te haga invencible
  • tu arco nunca falle…

Lo realmente complicado es otorgarle a ese objeto mágico una función original. Por ejemplo: los cuatro reyes originales de Arkanshía contaban con poderes relacionados con los cuatro elementos (agua, fuego, aire y tierra) y los guardaban en amuletos que ellos mismos portaban en sus cuellos. Cada vez que lo necesitaban proyectaban la energía estelar de estos amuletos a través de la punta de sus dedos y derrotaban al enemigo.

Como dicen por ahí, todo está inventado y es muy difícil encontrar un objeto que no se haya convertido en mágico para alguna historia ya escrita. Pero la cuestión no es (creo yo) perder la vida buscando algo insólito y original al que otorgarle un poder concreto, lo ideal sería escoger el que más te guste y concederle un poder espectacular, que te guste y que llamé la atención. Es entonces cuando surge tu creatividad  y viertes en tu idea toda la originalidad que puedas.

Por si estás pensando en qué objetos se han usado ya y en qué historias, te ofrezco unos cuantos ejemplos:

  • Un armario (Crónicas de Narnia)
  • Una lámpara (Aladdin)
  • Una escoba Nimbus 2000 (Harry Potter)
  • Un cuerno (Canción de hielo y fuego)
  • Un libro mágico (Mía y yo)
  • Un espejo (Bella y bestia)
  • Gemas místicas (Mystical)…

Ahora te voy a dar una lista de posibles objetos que pudieran inspirarte a conseguir el tuyo propio:

  • Un espejo de mano
  • Una lata de té
  • Reflejos de Luna
  • Un pañuelo de seda
  • Un pasador de pelo
  • Una lámpara localizadora
  • Un dedal de plata
  • Un abanico dorado
  • Una uña de dragón
  • Una semilla
  • Una pluma desgastadora…

Interrelaciona tu objeto con el poder que deseas conseguir. Por ejemplo la lata de té desvela los pensamientos del que tienes en frente, los reflejos de luna dibujan en tu mapa el recorrido que debes hacer para encontrar lo que buscas, el dedal de plata absorbe las partículas de sangre cargadas de poder estelar…

DESARROLLA TU WORLDBUILDING (Objeto mágico):

Si en tu historia el objeto mágico que decidas usar va a tener una gran relevancia tendrás que tomarte tu tiempo para desarrollarlo lo más perfecto posible.

Decide:

  • El origen de ese objeto mágico, es decir: ¿Quién lo ha creado? ¿Desde cuándo existe? ¿A quién iba destinado? ¿Está en manos de quien debería?
  • El material con el que se ha elaborado: ¿Quién se ha hecho cargo de construir ese objeto? ¿Se trata de un herrero, un orfebre, un alquimista, un hechicero, los dioses…?
  • El poder: ¿Está encantado? ¿Da suerte a quien lo porta? ¿Concede más fuerza? ¿Te hace invisible? ¿Te transporta a otro lugar? ¿Te hace invencible?
  • Incluye las reglas de uso y abuso de ese poder: ¿Tiene un máximo de tiempo de uso? Si el personaje muestra alguna emoción en particular, ¿deja de funcionar? ¿Cómo se reestablece, en ese caso, su poder?¿Qué provoca un uso prolongado del mismo?
  • Sobre el propietario: ¿Cómo lo consigue? ¿Nace con ese privilegio? Si alguien lo encuentra ¿puede usarlo sin más? ¿Tiene consecuencias? ¿Puede regalarlo a sus progenitores?

Trata de ajustarte a tu historia, a tu mundo, y sobre todo hila los acontecimientos relacionados con el objeto mágico que hayas decidido de tal manera que parezca lo más real posible.

Gracias por tu visita.

Quizá te interese leer los artículos siguientes:

1.- Worldbuilding: ambientación de tu novela.

2.- Cómo elaborar el libro del hechicero.

3.- Diseña el alfabeto para tu worldbuilding.