Escritura Creativa, Relatos

La leyenda de los sacacuartos

La leyenda de los sacacuartos
Siempre hay alguien que quiere aprovecharse de los inocentes

Cuenta una antigua leyenda que hace muchos muchos años, en un país lejano, vivió un rey conocido por todos como «el divino». Desde su primer día de mandato organizó a sus hombres de tal manera que todos los habitantes del pueblo se sintieran protegidos y arropados. Se aseguró de que cada familia tuviera un modo de subsistir y de mejorar con el paso del tiempo y su esfuerzo personal. Premió a aquellos que aceptaban en su taller a un aprendiz y eliminó la pobreza. A pesar de su gran esfuerzo, siempre encontraba a un grupo cada vez más numeroso de personas inconformes con su modo de vida.

Un día, su hijo Alfonso, decidió que había llegado el momento de poner en practica sus ideas. Entendía y aceptaba la forma de reinar de su padre, pero él creía que podía mejorarlas. Tenía la convicción de que a mucha gente se les regalaba su estatus social sin habérselo ganado y eran ellos precisamente quienes se sentían en desacuerdo con las normas reales. Alfonso le propuso a su padre un plan infalible. Se haría pasar por aprendiz y comenzaría a trabajar en la ciudadela. Allí se daría a conocer entre los vecinos y al mismo tiempo estudiaría a cada uno de ellos. Cuando tuviera una idea clara de por qué existía descontento entre la población, volvería a casa.

La leyenda de los sacacuartos
La ciudadela

El rey temía que su hijo fuera reconocido por alguien y pudieran hacerle algún mal. Sin embargo, confiaba en el buen corazón de su gente.

Llego el día señalado y el príncipe Alfonso se dirigió solo al centro de la ciudadela. Se encontraba nervioso y dudaba de que su idea fuera buena, pero estaba animado y decidido. Se había vestido como un joven de su edad, con ropa cómoda y sin ningún signo de riqueza. Su gran amigo Martín, el encargado de las caballerizas reales, le había prestado todo lo necesario. Caminó despacio, observando atentamente el gentío que se encontraba comprando en el mercado. Había disputas entre ellos, desacuerdos en los precios, insultos continuos y querellas. Todos pensaban que eran victimas de abusos y malos manejos. Alfonso prestaba atención a los talleres que se iba encontrando por el camino, ya que entre sus próximas tareas estaba el entablar conversación con el resto de aprendices.

Había pensado que su mejor opción seria una herrería, ya que había pasado mucho tiempo junto al herrero real, viendo hacer espadas para los soldados de la guardia. Su padre se había encargado de hablar con el herrero Pedro hacía varios días y lo estaba esperando.

El aprendiz de herrero

—Muy buenas, hijo. Algo enclenque para mi gusto, pero espero que tengas la fuerza suficiente para darle al mazo.

—La tendré, señor —dijo el príncipe Alfonso, haciéndose pasar por aprendiz de herrero.

Durante días trabajó aprendiendo con ilusión el oficio. Al mismo tiempo se relacionó con todos los aprendices que poco a poco iba conociendo y con el resto de los vecinos. Pero fue el herrero quien más información valiosa le proporcionó. Sus charlas eran interminables mientras el fuego ardía con intensidad en la fragua y los martillos tamborileaban uno tras otro. Fue en esas charlas que Alfonso descubrió la verdad de todo aquel desconcierto y pudo vivirlo en carne propia. Para mantener el buen funcionamiento de la ciudadela el rey había fijado unos impuestos mensuales a la población. Llegado el momento, los encargados de recogerlos, hombres conocidos como «los sacacuartos» , pasaban por los talleres y hogares artesanales para recoger lo convenido: treinta soles de plata para la gran mayoría de ellos.

Un día, mientras Alfonso avivaba las llamas de la fragua, aparecieron dos hombres en la herrería.

—Menudo calorcito tienes en esta choza, anciano —comentó el más barrigón.

—Bienvenidos de nuevo a mi humilde taller, señores. Ahora mismo os doy mi cuota —se apresuró a decir el herrero Pedro.

Alfonso lo notó algo nervioso y bastante tembloroso.

—Vaya, vaya. ¿Que tenemos aquí? —el cobrador de ojos saltones y pelo gris como las cenizas de la fragua apagada se percató de una espada recién pulida que colgaba de la pared. Le pareció la mas bonita que jamas había visto. Sin pedir permiso, la descolgó y la estudió con entusiasmo.

¡Vaya espada!

—Es un encargo, señor —aclaró Pedro—. Esta misma tarde, el señor Foncada, jefe de la guardia de día, vendrá a recogerla.

—Creo que no hará falta. Me la voy a quedar yo, ¿que te parece, Paolo? —le preguntó sonriente a su compañero.

—Magnifica, amigo. Parece echa especialmente para ti.

—Señor, por favor, no puede quedársela —insistió el herrero—. He tardado casi una semana en elaborarla. Si me permite, puedo enseñarle otros modelos y así elige la que más le guste.

—No. No voy a seguir hablando de esto. Dame tu cuota y hazte a la idea de que le has echo un buen regalo al rey.

—Pero, señor…

Alfonso no podía creer que gente elegida por su padre para mantener el buen funcionamiento del reino estuviera abusando de su poder de forma tan descarada. Se había equivocado al pensar que la gente estaba descontenta por otros motivos. Sin pensarlo dos veces, dejó su puesto en la fragua y caminó hacia la entrada para poner fin a aquella situación. Entonces fue testigo de otro acto desleal. El más barrigón recogía la cuota del herrero y contaba las monedas en voz alta.

—¿Qué es esto? —preguntó con cara de pocos amigos.

—Es mi cuota, setenta soles. La misma que he pagado los últimos meses.

La leyenda de los sacacuartos
¡Entrega la cuota!

—Lo siento, pero ya ha subido —declaró el sacacuartos—. Ahora tienes que pagar cien.

—¿Cien soles? No puedo pagar tanto dinero.

—No soy conocedor de tal subida —comentó Alfonso, muy tranquilo.

—¿Y tu quién eres? ¿Por qué te inmiscuyes en asuntos de mayores?

—Ya soy mayor de edad. Os habéis atrevido a pedir setenta soles en los últimos meses. ¿Osáis ahora exigir cien, cuando la cuota de un herrero está en treinta?

—Son ordenes del rey —contestó el más delgado.

—¿Dónde está esa orden? —preguntó Alfonso extendiendo la mano para que le entregaran el documento firmado por el rey.

—No necesito ninguna. Yo lo digo y punto.

—El señor Pedro debe entregar treinta soles para el beneficio de su pueblo. —Alfonso se acercó a coger el dinero de la mano del encargado y le devolvió solo treinta soles. Los otros cuarenta que Pedro había dado de más se los regresó a su dueño.

El sacacuartos que llevaba la espada robada se colocó en posición y obligó a Alfonso a ponerse en guardia. En un abrir y cerrar de ojos, el muchacho agarró una espada aún sin acabar y comenzó una lucha contra el deshonesto encargado que pensaba ganar sin esfuerzo alguno. En cuestión de segundos Alfonso desarmó a su contrincante y descubrió su identidad.

—Sé de buena tinta que mi padre, el rey Juan, no es tan tirano como para asfixiar a su pueblo subiendo las cuotas convenidas. Habéis faltado a vuestra palabra y desobedecido al rey. Seréis castigados severamente. Devolveréis la espada que estabais dispuestos a robar y yo mismo os entregaré a mi padre.

Devuelve lo robado y no abuses de nadie

Y así fue como los habitantes del pueblo volvieron a vivir en armonía, ayudándose día tras día los unos a los otros.

¿Te ha gustado esta leyenda? Espero que sí.

Gracias por tu visita.

Quizá te interese leer alguna de estas historias:

1.- El reencuentro. Amar cuando crees que el tiempo ya pasó para ti.

2.- Su primer verano. Sobre la violencia de género.

3.- ¿Amas o dependes? Sobre el sentimiento de posesión y dominio de los demás.