¿Cumples las Normas del buen Escritor?

Diseño sin título (3)

    Las normas de comportamiento constituyen el marco legal que canaliza las iniciativas para favorecer la convivencia, el respeto mutuo, la tolerancia y el ejercicio afectivo de derechos y deberes.

  Son muy importantes para mantener el orden dentro del espacio en el que trabajamos.

   Tratando dicho concepto en mi aula, con mis 27 alumnos, realizamos una actividad que yo llamo de responsabilidad, bajo el título de: Árbol de las Normas, en el que todos, incluida yo, estampamos nuestras firmas como muestra de compromiso y respeto por los demás y por mí mismo.

Árbol de las Normas

    Obviamente las normas que establecimos para el buen funcionamiento de la clase están relacionadas con las actividades que ellos realizan a diario.

    En ese momento se me ocurrió pensar en el universo que compartimos los escritores y en el cual, debería existir, al igual que en mi clase, un Árbol de las Normas. Ahí debería estar plasmada de alguna manera nuestra marca personal como símbolo de compromiso y respeto a todos los que nos rodean.

  A partir de entonces me di a la tarea de escribir este artículo sobre una serie de normas que aunque a simple vista parecen básicas y conocidas, no estaría mal recordarlas y tenerlas recogidas en algún lugar.

El árbol de las normas.

He consultado con algunos escritores conocidos que han tenido la amabilidad de darme su opinión sobre este tema.

  • Ana Gonzalez Duque, escritora de fantasía como “Leyendas de la tierra límite”
  • Ana Medrano, escritora de “En el lugar de siempre”.
  • Elena Fuentes: El legado de Ava.
  • Jordi Villalobos: La invasión de los sombríos.
  • Mayte Esteban: Entre puntos suspensivos.
  • Aida Del Pozo Aceves: El silbido de la Serpiente.
  • Javier Miró: La Armadura de la Luz.
  • Blanca Miosi: creo que es la escritora que más vende en ámazon, con historias como la de “La lista”.

descarga (2)descarga (3)descarga (4)descarga (5)descarga (6)descarga (7)imagesdescarga (8)

Sin pensarlo me ha salido una perfecta lista de próximas lecturas, exceptuando dos que ya me he leído: El legado de Ava y La Armadura de la luz.

1a Pregunta:

    ¿Crees que como escritores debemos mantener y seguir unas normas de comportamiento?

   Ana G.D.: Creo que los escritores deben ser como Suiza, neutrales y mantenerse al margen (en redes sociales) de temas estilo religión, política y fútbol. Por supuesto, debes tener tu opinión y discutirla en tu ambiente, pero en redes, lo único que consigues es manchar tu marca personal.

   Ana Medrano: Creo que como escritores tenemos las mismas obligaciones que cualquier persona, entre ellas comportarnos con respeto hacia los demás y ser honestos. Estas dos actitudes deberían ser universales.

   Elena Fuentes: Pienso que lo más importante es que haya compañerismo entre nosotros, tratar de ayudarnos y fomentar entre todos la lectura, que es lo que realmente nos une.

    Jordi Villalobos: Hay que seguir unas normas siempre. Los que no lo hacen suelen acabar mal.

     Blanca Miosi: Creo que las normas de comportamiento habituales son los rasgos que caracterizan a cada escritor. Tenemos a un Hemingway, un Wilde…Todos conocemos cómo vivieron, y cómo se comportaban, creo que su comportamiento ni el nuestro podría cambiar por ser escritores. Uno debe ser como es y punto.

2a Pregunta:

Si dirigieras una clase de unos 20 escritores, por decir algo, y tuvieras que elaborar una serie de normas para el buen comportamiento de la clase, ¿cuál o cuáles serían?

  Ana G.D. coincide con Jordi Villalobos: Respeto ante todo, y hacer las cosas pensando en cómo favorecer a los demás. Es como mejor funciona todo.

  Ana M.: propone una serie de normas claras:

       1.- Respeto a las opiniones y creencias de los demás.

    2.- No se permitirá hacer apología del racismo, terrorismo, xenofobia, machismo, pederastia o cualquier otro comportamiento discriminatorio, ilegal o criminal.

       3.- Tampoco estarán permitidas las descalificaciones personales.

    4.- Los problemas o diferencias que surjan que no tengan relación directa con la estructura o contenido de las clases deberán solucionarse fuera del aula.

  Elena Fuentes: Debemos entender que no somos rivales, compartimos objetivos y una pasión. Por ello debemos estar unidos y apoyarnos.

3a Pregunta:

¿Cuál es la norma imprescindible para ti?

 La respuesta a esta pregunta es casi unánime: EL RESPETO.

   Mayte Esteban, escritora de “Entre puntos suspensivos” lo expresa de la siguiente manera: Trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti.

      A principios de año escribió un artículo muy completo sobre el comportamiento de la gente en las redes sociales. No tiene desperdicio.

https://elespejodelaentrada.blogspot.com.es/2017/01/la-mala-educacion-digital-test.html

     Mis alumnos dicen que a todo le pongo una frase hecha y para todo esto se me viene a la cabeza una frase que dijo Manolo García en una de sus canciones:

“Si lo que vas a decir, no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir”.

    Pero las normas de comportamiento no solo se aplican para actuar con los demás, sino contigo mismo. Así fue la forma de entender las preguntas de Javier Miró, escritor de “La Armadura de la luz”. Para ser buenos escritores debemos seguir unas normas, no solo para llevar a cabo nuestros objetivos, sino para atender las expectativas de nuestros lectores.

    “Creo que los escritores, como únicos trabajadores de su empresa, deben seguir un orden lo más estricto posible. Tratar de escribir todos los días a las mismas horas, seguir rutinas, mantener un ambiente (y lugar) de trabajo agradable, tranquilo y en orden. Son consejos que ayudan a lograr una mejor concentración y, por lo tanto, una mayor productividad. Al principio es difícil y lleva tiempo encontrar las rutinas adecuadas para cada uno (ya que cada escritor es un mundo), pero luego comienzan a verse sus muchos beneficios”.

  “Encontrar un momento al día para dedicarnos solo a la escritura, minimizar las distracciones y mantener tu lugar de trabajo tan limpio y ordenado como sea posible. También recomiendo tener hábitos de vida lo más saludables posible, dormir 8 horas, hacer yoga o meditación, hacer ejercicio y tener otras aficiones que nos ayuden a relajarnos y a pensar en otras cosas (a mí me funciona muy bien, además de la meditación y el ejercicio, cocinar y tocar la guitarra). 

   “Yo soy muy maniático. Me gusta escribir a partir de 4 o 5 horas seguidas (de ahí hasta las 10 o 12), por lo que, si no estoy seguro de poder contar con ese tiempo, ni siquiera empiezo. Prefiero trabajar con la luz del día y, si es posible, siempre en mi escritorio. Si me es posible, procuro descansar solo un día a la semana, aunque es difícil porque tengo una familia que atender. Aunque, como ya dije antes, cada escritor es un mundo y tienes unos hábitos propios”.

    Aida del Pozo habla en el mismo sentido: Yo no distingo que deba regirme por normas diferentes en la vida que por ser escritora. Aunque añado una más que es respeto al lector. Mucho. Ortografía cuidada y producto de calidad. Nuestras obras no solo deben llegar a su corazón sino que deben estar mimadas en cuanto a su forma.

   Y otra norma muy importante: no tener miedo y escribir lo que uno quiere, sin regirse por modas, ni normas. No encorsetarse y escribir con el corazón.

  Lo que yo deduzco de todo esto es que:

  • Hay que fomentar el respeto hacia los demás y hacia uno mismo
  • Evitar la procrastinación y dar lo mejor de ti si necesitas trabajar en grupo o de forma individual.
  • Buscar aquellas normas que consigan sacar de ti lo mejor para poder así, ofrecer también lo mejor a los demás.
  • Respetar las opiniones de los demás no significa seguirle como un perrito faldero. Puedo darte la razón, porque desde tu punto de vista la lleves, aunque después haga yo lo que considere oportuno.
  • Desprestigiar tu trabajo no aumentará el valor del mío.

  • Nadie puede quitarte una idea. Las ideas aparecen y pueden compartirse. Después es necesario desarrollarla, pulirla, añadirle creatividad y habilidades personales,… Ningún resultado será idéntico aunque parta de la misma idea.

 

   Desde aquí quiero dar las gracias a todos estos compañeros que me han dedicado un ratito de su valioso tiempo para contestar a estas preguntas. 

¿Y tú? ¿Tienes normas propias de comportamiento? ¿Las aplicas?

Y en cuanto a ti mismo ¿Sigues alguna norma a la hora de trabajar?

   Si te ha gustado el artículo suscríbete al blog para no perderte ninguno.

Gracias por tu visita.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s