El reencuentro.

shells-792912_960_720_opt

     El autobús con destino a Matalascañas acababa de iniciar su viaje. En esta ocasión treinta y siete jubilados habíamos elegido el destino más típico en los meses de verano. Pasar un día entero en la playa tenía sus inconvenientes, pero también tenía muchas ventajas y a mí me encantaba este tipo de excursiones. Me había sentado junto a Manuela, mi amiga de toda la vida, con la que seguía compartiendo muchas risas y buenos momentos.

—¿Has visto quién está sentada ahí detrás y con quién? —murmuró Manuela.

   Yo volví la cabeza al mismo tiempo que recibía un codazo por parte de mi amiga.

—¡No te gires ahora! Van a decir que estamos hablando de ella.

  Hice como que contaba los viajeros del autobús y cuando llegué al lugar de Isabel, me contestó:

—Treinta y siete, Claudia, vamos treinta y siete.

  Yo sonreí. Un hombre la acompañaba, pero en ese instante miraba por la ventanilla y no pude distinguir su cara.

—Ah, gracias. Vamos muchos, esta vez —dije tratando de alzar un poco la voz para ver si el hombre volvía la vista hacia mí.

—Es cierto. Lo pasaremos bien.

  Fue entonces cuando lo vi. Estaba allí, a escasos centímetros. Me miró y dibujó la misma sensual sonrisa que guardaba celosamente en mis recuerdos.

—Hola Claudia. ¿Te acuerdas de mí?

—¡Luis! No te había reconocido. ¡Cuánto me alegro de verte!

—Coincido contigo.

—Cuando bajemos te saludo, ¿de acuerdo?

—Cómo no.

  Mis piernas temblaban, mis manos sudaban y lo único que me apetecía era salir de aquel autobús para estar cerca de él. En cambio, debía conformarme con la banal conversación de mi compañera de asiento.

—Manuela, si no te importa voy a tratar de dormir un poco. Me siento cansada de tanto madrugar.

  Mentí y me dolió haberlo hecho, pero necesitaba pensar o más bien recordar.

   Cerré los ojos y la oscuridad me trasladó a mis dieciocho años, cuando aún vivía con mi familia. Luis era jornalero en las bodegas de mi padre, y desde el primer día que llegó le espiaba por la ventana de mi habitación. Era el hombre más guapo y apuesto que había visto en toda mi vida.

  Mi madre tenía la costumbre de preparar agua de limón para los jornaleros. Le llevaba una jarra bien fría a eso de las doce de la mañana, y ellos trataban de refrigerar con un gran vaso, sus gargantas resecas por el sol. Un día le pedí que me dejara hacerlo yo y fue la primera vez que hablé con él. Su voz era varonil pero dulce; sus palabras escasas pero amables; sus miradas directas pero educadas; sus cumplidos corrientes pero seductores. Así pasé todo el mes de septiembre, mes de vendimia, sin más conversación que la que se producía en el momento de llevarle el agua con limón.

  En ocasiones, al ofrecerle el vaso, él rozaba mi mano, quiero pensar que conscientemente, y unos escalofríos recorrían todo mi cuerpo, desde la punta de mis cabellos hasta mis delicados pies. Los mejores momentos eran los personales. Antes de dormir leía una de mis novelas románticas favoritas, donde un bravo pirata secuestraba a una dama de la corte y la escondía en las bodegas de su barco. Durante el viaje, bajaba continuamente a hablarle de sus sentimientos y trataba inútilmente de seducirla. Para ella no era más que un sucio y maloliente rufián que pretendía conseguir el mejor de los tesoros, ella. Entonces, imaginaba que yo era esa dama y Luis el pirata que no perdía la oportunidad de hablarme de su amor, pero en esta historia yo sí le permitía seducirme y a la luz de la luna vivíamos toda clase de aventuras.

  Un día recibí la peor noticia que se puede esperar. Luis era un hombre casado y tenía un hijo. No recuerdo cuánto tiempo pasé encima de mi cama llorando amargamente por el final de algo que ni siquiera había tenido la oportunidad de empezar. A la mañana siguiente me levanté y les dije a mis padres que quería irme a estudiar. Lo único que importaba no era el qué, sino salir de aquel lugar y tratar de poner distancia. Un corazón ciego, es un corazón insensible y ese sería mi objetivo principal: cegarlo cuanto antes.

  Jamás lo volví a ver ni a saber nada de él. Partí, como el barco pirata partía del puerto tras secuestrar a la dama, y me sumergí en un mar amplio donde no cabía más que el olvido.

  El autobús llegó a su destino. Me había dormido sin darme cuenta y sentí mariposas aleteando en mi estómago al pensar que en cuanto saliera, él se acercaría a mí y tendríamos la oportunidad de hablar.

  Los dos monitores que nos acompañaban habían alquilado sombrillas para todos nosotros. Isabel me pidió que nos pusiéramos con ellos dos, y me sentí encantada.

  Sentados en la playa me enteré que Luis había quedado viudo hacía más de una año y que su único hijo trabajaba en Londres. Pasaba todo el día solo, lejos de la única familia que le quedaba, su hermana Isabel. Así que había decidido venir a vivir con ella. El primer día que llegó se enteró que lo había inscrito al viaje de Matalascañas y allí estábamos, riendo con sus historias y su forma tan graciosa de contarlas. Aquel fue el mejor día, no solo del verano, sino de toda mi vida. Nos quedaba mucho por vivir y teníamos la oportunidad de hacerlo juntos.

  Yo había tratado de consolarme, durante todos estos años, pensando que Luis no había nacido  para mí. Sin embargo, eso no era cierto. Solo había que esperar.

Concurso zenda.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s