Razones para dibujar el mapa de tu mundo. Worldbuilding.

Mapas

Vamos a dibujar, a mano, el mapa de nuestro mundo fantástico, ¿por qué no? 

¿Qué dicen por ahí?

  • Mira un mapa y enseguida querrás estar allí.

Esa frase es muy cierta. Hay mapas que están tan bien estructurados y diseñados que, solo con verlos, se te dispara la imaginación y podrías crear tu propia historia.

  • Colocar un mapa al principio o al final de tu novela ya está muy visto.

Esta frase ”puede” que también sea cierta, pero para mí no hay nada mejor que estar metida en pleno reino perdido de la historia que estés leyendo y poder comprobar por ti mismo, el camino que está recorriendo el personaje.

  • Un mapa de tu mundo no debe ser bonito.

  Perdonadme pero no estoy de acuerdo con esta frase. Una de las cosas que trabajo mucho con mis alumnos es hacer desaparecer de sus cabecitas la frase “así mismo”. Si pretendes hacer algo que te facilite tu trabajo hazlo bien. Esto no solo te motivará a seguir adelante, también te ayudará a afianzar conocimientos y aceptar críticas para mejorar.

¿Por qué diseñé mi propio mapa?

(Además de la razón más obvia: soy una enreda, me encanta hacerlo todo personalmente y el worldbuilding me apasiona)

   El primer problema grave que me encontré al comenzar mi novela era situar los ambientes. Comencé a anotar en post-it los lugares que comenzaban a aparecer: el reino principal, la cuidad-capital, la fuente del niño Amoris, el Valle de las Almas… y cada vez que volvía a hablar de ellos debía buscar la nota para situarlo dentro del mapa mental que en esos momentos poseía. Obviamente no quería que, por ejemplo, la fuente del niño Amoris apareciera en un capítulo situado al norte y en otro al sur.

   Fue entonces que comenzó a rondar por mi cabeza la idea de dibujar el mapa  ( a mano, sí) porque os puedo asegurar que con el blog y el canal ya tengo lleno el cupo de aprendizaje de programas, herramientas, aplicaciones y demás, al menos por ahora.

Así que llegué a aceptar que hacer un mapa me serviría para:

—Enmarcar el ambiente de mi novela.

—Determinar elementos del paisaje.

—Ubicar las escenas.

—Situar límites y rutas.

—Controlar las distancias.

—Desarrollar mi worldbuilding

—No cometer errores, al menos, garrafales.

—Fijar la imagen en tu mente (podrías ir a ese lugar y, con toda seguridad, nunca te perderías)

—Es una buena forma de transmitir información.

  Por ello me di a la búsqueda de tutoriales, trucos, consejos y demás que me ayudaran a diseñar mi propio mapa. Muchos de ellos, he de reconocer que desarrollaban un vocabulario y un sistema relacionados con el dibujo técnico (demasiado para mí). Así que después de mucho mirar comencé a elaborar el mapa que os voy a presentar.

Si os quito horas de búsqueda, eso que me llevo.

¿Cómo empezar?

1.- Escogí una cartulina gruesa para poder usar tintas al agua. Dibujé el marco, que le da un toque precioso y la Rosa de los vientos.  

Mapa
Pincha en la imagen para agrandar.

 

2.- A partir de aquí tienes que tener muy claro qué parte de tierra y de agua ocupará tu mapa. Piensa en las islas y rellena huecos con ellas.

Es recomendable que aparezca el nombre de tu Reino o territorio, para ello usé una banderola.

Recuerda que las costas no son rectas y que los ríos que desembocan en el mar han de tener su salida, por eso has de dejar abierta la línea de costa.

Mapas
Pincha en la imagen para agrandar.

3.- Es momento de pasar a los sistemas montañosos, sierras y demás elementos de relieve. En el mapa anterior comencé un sistema montañoso a la izquierda. Según los orígenes del planeta al que pertenece este Reino, se habla de la separación de ellos por medio de largos sistemas montañosos. De ahí que haya una gran cordillera a la izquierda y otra a la derecha. Realiza líneas en forma de zigzag, comienza a sacar la caída de las montañas en ambos sentidos. Las montañas inciden en el clima y además, de ellas, surgen la mayoría de los lagos y ríos. Alrededor de los ríos suelen encontrarse los poblados. Atiende también a las zonas donde ubicarás praderas y bosques.

Mapas
Pincha en la imagen para agrandar.

4.-Rellena con líneas todas las costas, dando luces y sombras usando el grosor del bolígrafo o rotulador, lo que prefieras usar. A las montañas le he dado sombra por el este, usando un lápiz al que le he afilado mucho la punta no para tenerla más fina, sino para tener mayor longitud de mina.

Mapas
Pincha en la imagen para agrandar.

5.- En mi caso, el Reino principal Ánkorax, está situado entre otros dos: Belthin a la derecha y Sophire a la izquierda. En un principio existía otro Reino: Cathus, pero para saber qué le ocurrió tendréis que leer “Pórtico de Cruce”, a la venta próximamente.

Mapas
Pincha en la imagen para agrandar.

6.-Los bosques son elementos indispensables en la historia y son lugares idóneos para que ocurra cualquier cosa. Además proporcionan miles de recursos a los poblados de alrededor, con lo que será un buen lugar para colocar cerca de ellos ciudades y pueblos.

La llanura central la he aprovechado para colocar la ciudad-capital del Reino. Tiene una estructura peculiar, determinada por el sistema de gobierno que lo dirige.

Tanto el mar como los ríos están coloreados a lápiz, usando también sombras y luces.

Mapas
Pincha en la imagen para agrandar.

7.- En un intento de remarcar lo que es tierra, usé la tinta distress marrón y difuminé un poco con agua, para darle un aspecto colorido. En este momento agregué varios animales marinos y sombra a los bosques.

Mapas
Pincha en la imagen para agrandar.

8.-Lo que queda ahora es marcar las ciudades, pueblo, lugares importantes… Nombrar los mares, lagos, ríos…, y más detalles que se te ocurran. 

Mapas
Pincha en la imagen para agrandar.

 

Consejos personales:

 

1.- Ya sabes que no es necesario que toda esta información salga detallada en tu novela, pero es bueno tenerla para situarse.

2.- No todos los mapas tienen que mostrar todo el espacio en el que transcurre tu historia. Puedes dibujar una ciudad, un Reino, un continente… o solamente el pueblo principal del personaje. En mi caso, los Reinos vecinos solo aparecen como límites del principal.

3.- También puedes practicar y crear tantas versiones de tu mundo como tú quieras.

4.- Déjate aconsejar. Muéstralo a gente que pueda ayudarte a mejorar y sácale partido a las críticas.

5.- No sobrecargues mucho el mapa de adornos, puede que tanta información te perjudique más de lo que crees.

6.- Usa detalles que proporcionen utilidad, claridad y belleza.

Espero que toda esta información que recaudé te sirva para crear el mapa del mundo que ronda tu cabeza.

Si te ha servido, me ayudaría mucho que lo compartieras en las Redes Sociales.

Suscríbete al blog para no perderte más artículos como éste.

Muchas gracias por pasar por aquí.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s