¿FELICITAMOS A ALGUIEN?

Bodas de Plata

Yo seré tu apoyo

 

    Hace muchos años, un monje budista pidió a su discípulo que tallara una escultura que representara el tiempo que, una pareja conocida, llevaba de matrimonio. Inmediatamente el discípulo preguntó por la cantidad de años que llevaban compartiendo su amor.

—Llevan veinticinco años juntos —contestó el monje.

—Entonces ya sé qué escultura realizar.

  Sin más dilación, el discípulo caminó hacia la zona arcillosa más conocida en la región y seleccionó la mejor arcilla que pudo encontrar. En aquél lugar permaneció días enteros con sus noches, modelando, dando forma a su idea, perfeccionando emociones y creando sensaciones.

  Cuando hubo terminado, volvió a su lugar de retiro, donde lo esperaba ansioso el monje budista. Colocó su obra encima de una mesita baja colocada en el centro de la estancia, retiró el paño que la cubría y se la mostró a su maestro.

  El monje observó la escultura con detenimiento. Supo enseguida el material del cual estaba hecha, de lejos representaba claramente el número 25, de cerca los detalles mostraban a una mujer arrodillada formando el número dos y a un hombre de cuclillas, formando en número 5.

—¿Por qué has usado arcilla? —preguntó el monje.

—Es uno de los materiales más antiguos utilizados por el hombre, por ser fácil de modelar y no necesitar más que las manos, que son el elemento indispensable de las caricias y el consuelo. Es un material que proviene de la tierra, que es cálida y generosa, como deben ser las atenciones al amado.

—Entiendo lo del número 25, pero ¿por qué la mujer forma el dos y el hombre el cinco?

—Para uno mismo, el amado es su segundo yo. El dos representa lo femenino, la dulzura, la cooperación, símbolo del equilibrio, de unión y de receptividad. El cinco representa el todo, el poder de la Naturaleza se encarna dentro de un pentagrama y es el número que simboliza los pozos del Conocimiento y la protección masculina. La mujer permanece de rodillas y el hombre de cuclillas. Cada uno mira hacia su parte del horizonte, pero el horizonte es un todo que abarca el espacio completo. Lo más importante de la escultura es el apoyo mutuo que se ofrecen. Ambas figuras se sostienen y apoyan por la espalda, símbolo de dureza, protección y resistencia. Es el pilar físico e interior. Sin ella, la pareja se derrumbaría.

El monje se encontraba perplejo ante tanta belleza y simbolismo.

—Si se fija en sus manos, ambos sostienen un esqueje de planta,  plantas enraizadas que serán genéticamente idénticas a sus progenitores y que representan a sus hijos.

Escrito por Luisa García Martínez.

Si te ha gustado la historia déjame un comentario, estaré encantada de leerlo.

Suscríbete al blog para no perderte ninguna entrada.

Gracias por pasarte por aquí.

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s