¿Amas o dependes?

¿Qué más necesitas?

   En un país lejano vivía una princesa de tal belleza física que los caballeros del reino eran incapaces de mantener una conversación normal con ella, pues perdían continuamente la concentración al sumergirse en su preciosa mirada.

   Una tarde, el Rey decidió que había llegado el momento de desposar a su hija y celebró la mejor fiesta que el reino había disfrutado jamás. Cuando todos los caballeros del reino y de otros vecinos se aglutinaron en la sala del trono, el encargado de festejos comenzó a leer las palabras del Rey:

—Doy permiso a mi hija, la princesa Clarisa, a elegir entre todos los caballeros aquí presentes al que será, por siempre, quien haya de desposarla. Para ese menester, mi hija os dirá los requisitos que debe poseer.

  La princesa Clarisa se levantó de su sillón y caminó entre los caballeros, observando con detenimiento sus cualidades físicas antes de hablar.

—Yo, la princesa Clarisa, quiero que cada uno de vosotros se postre ante mí y me ofrezca un regalo. El dueño del regalo que más me entusiasme, será quien me despose.

  Los caballeros se tomaron un momento para pensar en el mejor regalo que podían ofrecerle a la princesa, para ser el elegido, y después hicieron una enorme fila que llegaba hasta los jardines del palacio.

  Uno a uno, como había sido el deseo de la princesa, fue ofreciendo su especial regalo, mientras su dama de compañía anotaba una lista muy extensa de ellos. Entre los deseos había terrenos llenos de hermosas plantaciones, castillos, joyas, los mejores vestidos elaborados por los mejores sastres, el cuadro más grande jamás pintado para mostrar su belleza, etc. Pero ningún regalo parecía llamar la atención de la princesa Clarisa.

  Entre los caballeros se colocó, sin que nadie se diera cuenta, un joven arquero que, llevaba años, enamorado de la princesa. Cuando llegó el turno de ofrecer su regalo, se arrodilló de la misma forma que lo hicieron los anteriores caballeros y le confesó:

—Llevo años enamorado de vos y le ofrecería mi amor y mi respeto por el resto de mi vida, pero si por algún motivo que desconozco, eso no fuera suficiente, le ofrezco traer a este palacio veinte cosas que usted quiera.

  La dama de compañía apuntó el regalo del arquero y le dio paso al siguiente caballero.

—No, espera un momento. Ese regalo es el que más me ha gustado. Así que —dijo poniéndose en pie —queda dicho que mi regalo será traer al palacio veinte cosas que yo desee. Si cumples con lo prometido, me desposarás, después de traer el vigésimo regalo que yo haya escogido.

  El primer regalo que la princesa Clarisa eligió fue traer un litro de agua de las corrientes mortales del lago Terkinesh. El segundo, la estatua de oro situada en la cima de la colina rocosa Trisbania. Después, una daga oculta en un desierto, lava de uno de los volcanes más peligrosos del reino y así sucesivamente. Cada deseo era más complicado que el anterior. El arquero pensó que jamás había realizado tareas tan difíciles sacadas de la mente de una cara tan bonita como la de la princesa. Cada vez que volvía al palacio con el regalo para la princesa, el arquero mostraba más heridas y tristeza en su mirada; llegaba mucho más delgado con cada salida y las conversaciones con la princesa para explicarle cómo había conseguido su regalo, eran más breves.

  Por fin llegó el día en el que la princesa le pediría el último de los deseos.

—Necesito que me traigas un pedazo de nube.

  El arquero se retiró sin pronunciar palabra, rumbo a una de las montañas más altas que había en el reino, con la esperanza de encontrar una nube a la que arrancarle un pedazo para la caprichosa Princesa Clarisa. Esta vez, tardó mucho tiempor en volver pues tuvo que enfrentarse a verdaderos peligros que pudieron llegar a causar con mucha facilidad su muerte.  Para mitigar la espera, la princesa decidió comenzar con los preparativos de la boda, de esa manera, cuando el arquero volviera, celebrarían la unión que sería para siempre.

  Cuando el arquero llegó con el pedazo de nube, se la entregó con mucha delicadeza a la princesa, pues temía que antes de que su amada pudiera disfrutarla se hubiera desvanecido.

  Sin embargo la princesa cogió el pedazo de nube y lo tiró sobre un cogin situado en el suelo.

—Ven, amado mío. Tienes que asearte y vestirte, pues de inmediato se celebrará nuestra boda.

  El arquero se tocó la frente que sangraba desde hacía horas.

—No te preocupes por esa herida, ahora te curan para que estés atractivo.

  El arquero pensó en su espalda, destrozada por todo lo que había tenido que soportar; sus pies cansados y sin calzado, gastados de tanto caminar; su estómago vacío de días y días de hambre… De repente, levantó la vista y le dijo mirándole fijamente a la cara.

—Antes de partir te amaba con todas mis fuerzas y te ofrecí mi amor incondicional y mis respetos. Nada de eso fue suficiente para ti. Te he traído todos los deseos que se te han antojado, cada cual más complicado y peligroso y pese a mi apariencia demacrada y dolorida, tu amor por mí no ha sido capaz de ahorrarme ni un solo  de los sacrificios que he hecho por ti. Ya no deseo casarme contigo. No mereces nada de lo que realmente puedo ofrecerte.

Escrito por Luisa García.

Si deseas escuchar el audio de esta historia, con la reflexión, visita mi canal aquí.

Gracias por tu visita.

Suscríbete al blog para no perderte ninguna entrada.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s