10 pasos para dominar la cólera

foto final_opt

  Julián era un hombre de mediana edad que deambulaba solo por las calles, sin saber muy bien a donde ir. Se sentía solo porque en realidad, estaba solo. Hacia un año que lo habían despedido del periódico en el que trabajaba. La razón que le había dado su jefe se le quedaría grabada en su cerebro para siempre:

     “Pasas más tiempo tratando de calmar tu cólera que trabajando.”

  Y era cierto. Todo le sentaba mal. El artículo que le mandaban a escribir siempre resultaba ser el más difícil, duro o polémico. Continuamente alababan el trabajo de los demás excepto el suyo; el ordenador que más se colgaba le pertenecía a él y era el quien cubría las horas más pesadas.

  En casa no era diferente. Su mujer siempre sabía qué decir para que el montara en cólera, si tenia que trabajar en casa los niños lo se lo permitían, si se iba fuera su mujer lo culpaba por no pasar tiempo en familia…

  En cuanto a los amigos, hacía ya tiempo que había decidido no mantener ningún tipo de contacto. Ellos no le entendían. Tenían trabajos que no requerían esfuerzo alguno y ganaban muchísimo dinero. Siempre se burlaban de el por cualquier motivo. Cada vez que quedaba con ellos acababa discutiendo con alguno. Hasta que decidió que ya no más. En el último año ya no tenía que ir a trabajar, su mujer se fue con los niños a casa de su madre y no veía nunca a los amigos. Aun así no pasaba ni un solo día que no montara en cólera con cualquiera que se cruzara en su camino.

  Llego un día en que se detuvo en un banco del parque y se echó a llorar como su fuera un niño. Lloro desconsoladamente durante un largo rato.

  De pronto un anciano con barbas blancas y un bastón se sentido a su lado y tocándole el hombre le pregunto:

—¿Por qué lloras así buen hombre?

  Julián se incorporó extrañado de que hubiera alguien que se dignara a hablarle. Creía que ya no quedaba en el pueblo una sola persona a la que no le hubiera mostrado su ira.

—Lloro de desesperación porque la cólera que habita en mi me ha convertido en una persona que no quiero ser.

—Allí enfrente están construyendo un bar, ¿lo ves?

—Claro que lo veo.

—Y están colocando los cristales, ¿los ves?

—¿Y qué con eso?

—Ven conmigo —dijo el anciano.

   Ambos hombres se dirigieron hacia el bar y se pararon junto al camión que contenía los cristales que varios hombres descargaban.

   Uno de ellos puso un espejo en el lateral del camión a la espera de que fueran a recogerlo.

  El anciano cogió por los hombros a Julián y lo coloco de forma que observara su reflejo.

—¿Qué ves ahora?

—A mí. Me veo a mí.

—El espejo refleja lo que tienes en tu interior, que no es otra cosa que el reflejo de lo exterior. La vida te enfrenta a situaciones que debes manejar tú solo y dependiendo del material del que estés hecho actuaras de una manera u otra.

—Eso ya lo sé, pero…¿cómo puedo manejar mi cólera?

—Escúchame bien. Te voy a mostrar un camino lleno de baldosas blancas y otras negras. Cada una de ellas te va a aconsejar “lo que debes hacer” y “lo que no debes hacer” cuando te sientas encolerizado. Si eres capaz de comprender su significado y adaptar esos consejos a tu vida yo lo sabré y el final del camino te llevará a un lugar o a otro. ¿Quieres comenzar a caminar?

—Claro que sí.

Julián comenzó a andar y encontró la primera baldosa blanca que decía:

  • Habla con claridad cuando una situación sea importante para ti.

Después venia la siguiente, también blanca:

  • Tómate un aislamiento temporal antes de contestar.
  • Descubre la causa de tu cólera.
  • Pelea limpio, sin culpar a nadie.
  • Usa palabras como YO para expresar sentimientos: Yo siento que…cuando tu haces…
  • Acepta las diferencias de opiniones.
  • Date cuenta que cada uno es responsable de su propio comportamiento.

Y aparecieron varias negras:

  • No digas a los demás como deben sentirse.
  • No te escondas detrás de un tercero.
  • El cambio no es rápido, requiere su tiempo.

  Al terminar la última baldosa Julián estaba llorando de nuevo. Acababa de darse cuenta de cuantas baldosas llevaban razón y él las había pasado por alto.

  Entonces se limpió la cara con el puño de su chaqueta y gritó cerrando los ojos:

—A partir de ahora seré otro. Asumiré mis defectos y buscaré la forma de iluminar mi camino. Lo haré primero por mí mismo.

  En cuanto abrió los ojos de nuevo reconoció la casa frente a la cual se encontraba y a las tres personas que aguardaban en la puerta: su mujer y sus dos hijos. Se abrazaron y juraron luchar juntos por una vida mejor, sin cólera ni malos humos.

Si prefieres escuchar el audio de esta historia ve a este enlace.

Suscríbete al blog para no perderte nada. Y si te apetece, deja tu opinión en un comentario.

Gracias por pasar por aquí.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s