5 tareas a realizar antes de escribir una novela

5 tareas a realizar antes de escribir una novela

¿Os ha pasado alguna vez que se ha aparecido una excelente idea a la cabeza y habéis empezado a desarrollarla sin más?

¿Qué tareas realizas antes de escribir tu novela?

 Pues a mí muchas veces. De hecho esta es la primera vez que he trabajado más antes y durante que después de terminar mi novela, entre otras cosas porque todavía no está terminada.

  Eso no significa que lo que os voy a explicar ahora sea mejor manera de escribir una novela. Simplemente me gustaría explicaros los pasos que he dado yo antes de ponerme a escribir.

1.- La idea: obviamente tener una idea previa debe ser el motor de arranque. Es más, esa idea debería rumiarse durante un tiempo, lo suficiente para sentir que merece la pena. Si después de darle vueltas, la adrenalina que sentiste en el momento que surgió no continúa dentro de ti, tal vez, y solo tal vez, deberías dejarla reposar.

Idea

2.- Conocimiento general de tu historia: es el proceso de ir desde lo abstracto a lo concreto.

   – Escribe una frase de no más de 15 palabras que exprese la idea general de tu novela.

   – Después, amplía la frase a un párrafo no mayor de cuatro líneas donde proporciones más información.

  – En estos momentos te ayudará pensar que tienes delante a una persona que te pregunta de qué va tu historia. Escribe una sinopsis que abra el apetito de tu lector pero que no lo sacie. Déjale con las ganas de saber más, de leer tu obra.

3.- Escribe un guion.

Jordi Sierra i Fabra, en su libro “la página escrita” desarrolla muy bien este apartado. Según él:

  •      En cuantas más partes y/o capítulos puedas dividir una historia, mejor la podrás contar.
  •       Un buen guion te asegura en un porcentaje muy elevado el obtener una buena novela
  •        Elaborar un guion previo te permite dominar el ritmo, la música, y hacer obras con personajes múltiples manteniendo una unidad global que funcione como un reloj.
  •        El guion cobra forma con la estructura. Y, a su vez, la estructura es aquello que vamos trenzando mientras elaboramos el guion.

  Para mí, el guion ha resultado ser la carretera, con sus curvas y sus dificultades, que me está llevado del punto de partida hasta el final de mi proyecto. En cuanto me siento perdida, recurro a él y enseguida vuelvo a encontrar el camino.

4.- Creación de mundos o worldbuilding: si para escribir tu novela necesitas crear un mundo totalmente fantástico te aconsejo comenzar a desarrollarlo previamente o de lo contrario te perderás.

   Hay tantas maneras de crear un mundo fantástico que debes decidir cuál será la tuya. De todas formas, el hecho de que desarrolles todos y cada uno de los aspectos necesarios para tu mundo, no significa que los tengas que narrar en tu novela. No obstante, si tu mente tiene claro aspectos como: el ambiente, el sistema político, la moneda, la educación, las leyes, los rituales, los gremios, la vestimenta, las especies animales y otras criaturas, la jerarquía social y política (en fin, no quiero agobiarte) escribirás con conocimiento de causa.

5.- Tu propia enciclopedia fantástica.

   Este punto tiene mucho que ver con el anterior. Cuando estás a punto de terminar tu historia, manejas a la perfección nombres, especies, lugares, fechas, acontecimientos,… Pero cuando comienza, esto puede convertirse en una batalla campal.

  Necesitaba volver a mis notas una y otra vez y llegaba un momento en el que tenía tantas que ya no sabía en cual estaba la que buscaba. Sé que existen herramientas buenísimas en internet que facilitan esta labor pero soy una persona extremadamente visual y precisaba algo parecido a una enciclopedia que me mostrara imágenes, el árbol genealógico, símbolos, armas, vestimenta,…En mi novela (aún estoy luchando con el título) el hechicero principal elabora una especie de Grimoire que yo misma convertí en el lugar idóneo para documentarme.

Libro de hechizos.

                        Libro de hechizos

 Lo elaboré desde cero. Pasé una toallita de bebé seca, mojada en café por unos 40 folios, que arrugué y dejé secar. Luego, los agrupé de cinco en cinco y los cosí a un trozo de polipiel con las medidas exacta de los libritos. Adorné un poco la portada y comencé a llenarle todas sus páginas con la información que necesitaba para escribir mi novela.

  Os aseguro que resulta muy sencillo buscar datos, imágenes, detalles,… en ese libro. Es un trabajo previo que puede resultar tedioso al principio pero luego te evita equívocos, contradicciones y sobre todo la pérdida de tiempo.

Libro de hechizos

        Libro de hechizos.

¿Tienes la costumbre de trabajar tu novela previamente o te pones a escribir sin más?

Me encantará saberlo.

Anímate a dejar un comentario. Gracias por tu visita.

 Suscríbete al blog para no perderte ninguna entrada.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s