Concurso, Escribir una novela, Reseña

Nos mantienen nuestras raíces

Hola a todos. Hoy quiero hacer una entrada muy especial. Hace exactamente veinte días publiqué Raíces de mujer y está teniendo una muy buena acogida. Por eso he decidido hablaros un poco de ella.

¿Cómo surgió la historia?

Con el fin de mantener una buena relación de primas, mi hermana (que tiene una bodega) invita con frecuencia a mis hijas a pasar un tiempo en su casa. Una tarde, cuando fui a recogerlas, una de mis hijas me dijo que tenía que ser muy chulo vivir en el campo, con toda aquella extensión de tierra y viñedos por los que correr, con ese permanente olor a uva recién cortada.

Les di la razón y me vino a la cabeza todos aquellos años en los que de niña ayudé a mi padre en la época de vendimia. Me encantaba el ambiente que se generaba alrededor de los líneos de cepas, las risas, las conversaciones, las canciones y el ajetreo de la gente que iba y venía cargada de esportones llenos de uvas. Después descansábamos todos juntos mientras cargábamos las pilas con la comida de las fiabreras: huevos duros, filetes empanados, tortilla de patatas, gazpacho, jamón, lomo, queso… acompañados de un buen vino para los mayores y refrescos bien frío para los pequeños. Son experiencias que te alegran la infancia, que te refrescan el presente cuando tus recuerdos acuden a tu mente y te dibujan, sin querer, la mejor de las sonrisa.

Todos esos pensamientos se quedaron dando vueltas en mi subconciente y poco a poco le fui dando forma a mi personaje principal: Sara, esa niña que correteaba entre los líneos y se imaginaba siendo enóloga, vinícola, viticultora… cualquier cosa relacionada con el vino.

Os cuento un poco sobre la novela: Raíces de mujer.

Sinopsis:

Una infancia marcada por el maltrato, la soledad y el aislamiento. Una vida llena de porqués. Un lugar al que no le permiten volver.

Sara es una periodista reconocida en la ciudad de Londres. Ha luchado con fuerza para enterrar su pasado y forjarse un futuro prometedor, pero la enfermedad de su hermano la obligará a volver a sus raíces. Regresará al lugar donde creció, a sus tierras, al anisado aroma de las viñas. Volverá a sentarse bajo la sombra del árbol gordo, donde conoció el amor por primera vez, un amor que creía perdido.

Los fantasmas del pasado la enfrentarán a sus miedos, a revivir pasiones olvidadas y a perderse en los ojos que un día la cautivaron.

¿Es posible recuperar un amor al que se había renunciado?

¿Serán tan fuertes sus raíces como para elegir un nuevo destino?

Portada:

Ficha Técnica:

Título: Raíces de mujer

Autora: Luisa García Martínez

Correctora: Celia Arias

Edición: 1 de Julio de 2019

Formato: Ebook y Papel

Autopublicada en Amazon y Candidata al Premio Literario 2019.

¿Se puede dar mi opinión sobre Raíces de mujer?

En realidad no lo sé, no sé si está bien o mal, pero yo os voy a decir lo que pienso como si fuera lectora de esta preciosa novela.

Es una novela romántica contemporánea cargada de sentimientos, emociones encontradas, luchas personales y enfrentamientos continuos con la realidad. Un recorrido por la vida familiar de Sara. La protagonista vive una infancia marcada por el maltrato y el abandono. Pese a todo, su fuerte personalidad la lleva a conseguir sus propios objetivos y a realizarse como una exitosa periodista. Atrás quedan sus recuerdos, los buenos y los malos, para hacer frente a una vida independiente donde nadie puede traspasar la coraza que ella misma se ha creado. El amor que conoció de niña quedó enterrado junto a los demás momentos vividos. Pero igual que las raíces se aferran al lugar que les rodean, esos momentos vividos también y acaban por salir a la luz, de cualquier manera.

La protagonista vuelve a casa, después de muchos años, y la realidad la sitúa frente a su yo infantil. Sin embargo, todas las preguntas que introdujo en la maleta cuando partió con 13 años encontrarán las respuestas en el presente. No todas serán de su agrado, pero es bueno conocer la verdad.

Allí sigue Tomás, su primer amor. Él le enseñó a correr, a esconderse, a jugar… Escuchaba sus problemas y limpiaba sus lágrimas. Le hablaba de las constelaciones y cómo elaborarían entre los dos el mejor vino de España. Sin olvidar, por supuesto, que también sabía besar.

Aquellos ojos verdes seguían pareciendo tan sinceros como lo fueron, durante un tiempo, en el pasado. A pesar de su traición, aún parecían limpios. ¿Podría volver a creer en ellos? ¿Puede tener el amor raíces tan profundas como para sostenerlo a pesar del tiempo transcurrido?

No te pierdas este verano Raíces de mujer. Atrévete a buscar tus raíces. Te sorprenderá encontrar la fuerza en tu interior.

Enlace directo a Amazon:

Raíces de mujer

Leyenda, Relatos

La leyenda de la mujer que calmó al mar

Hoy es un día muy especial para los marinos de profesión, que como muchos otros, también disponen de un día en el calendario para celebrar y se conoce como Día de la Gente de Mar, una fecha proclamada por la Organización Marítima Internacional en la Conferencia de Manila 2010. No es ni más ni menos que un día oficial de las Naciones Unidas.

El objetivo de celebrar este día es reconocer la gran esfuerzo, trabajo y aportación que realizan la gente de mar .

Es tarea de todos los que estén relacionados con el mar promover este día y difundir a nivel internacional las posibles mejoras de condiciones de trabajo y de vida de esta gente de mar.

Para difundir este día, la celebración se relaciona cada año con una temática diferente y este está relacionada con la igualdad de género bajo el lema: “I Am On Board with gender equality” “A bordo con Igualdad de Género”. Si deseas buscar información en redes sociales, podrás usar el hashtag: #IAmOnBoard. Entre esta Gente de Mar no solo encontramos hombres, sino también mujeres que se dejan la piel de igual manera.

Por eso quiero hacer un humilde homenaje desde mi blog con esta leyenda, titulada: La mujer que calmó al mar.

Una fuerte tempestad asolaba el mar de los pescadores. Así se conocía a uno de los mares más bravíos de la zona norte de Japón. Las olas se entrelazaban unas con otras rompiendo en la orilla con la fuerza de un ciclón. La espuma blanqueaba la arena de la playa, desierta por la ausencia de bañistas.

El mar de los pescadores

Alumnos meses eran más terribles que otros, pero estaba febrero que ganaba cualquier partida. Los fuertes vientos, las bajas temperaturas y los celos desmesurados de la luna por no poder tocar las aguas conseguían que este mes fuera el más temido por los pescadores. La gran mayoría de ellos se negaban a partir y preferían doblar turnos en meses anteriores y posteriores. Sin embargo, esa medida era un lujo que Namikai no se podía permitir. Durante el mes de enero, una enfermedad obligó a su marido a permanecer en cama varias semanas, sin poder salir a pescar. La despensa y el frigorífico se hundían en el vacío. Era necesario salir a pescar, a pesar de haberse adentrado en la primera semana de febrero. Durante varios días escucho las plegarias de su esposo:

—Namikai, no vayas a pescar tú sola. Mira que el mes de febrero es tempestuoso y no favorece a nadie.

—Conmigo lo hará, Haruki . No en vano recibí el mejor de los nombres: Namikai, olas de mar. Todo saldrá bien.

Y cargando los últimos víveres, Namikai se adentró en las frías aguas del mar de los pescadores junto a su único hijo, Mitsuni, de tan solo ocho años de edad. Cada uno se encargaba de echar y recoger sus redes a ambos lados del barco, satisfechos del buen resultado que estaban teniendo.

—No parece que estemos en febrero, madre, el día está buenísimo — dijo Mitsuni, usando sus fuerzas para subir la red rebosante de peces.

—No es el día lo que mas me preocupa, sino la salida de la celosa luna.

—¿Por qué te preocupa la luna, madre?

La celosa luna

—Hay una leyenda que dice que en el mes de febrero, la luna aproxima su trayectoria a la tierra y sus rayos son más intensos que en cualquier otro mes del año. Según cuentan los ancianos, es en este tiempo cuando la luna sueña con bañarse en las frías aguas del mar de los pescadores para absorber su poder.

— ¿Qué poder tiene?

—Cuando las mujeres deseamos ser madres nos bañamos en estas aguas en febrero y absorbemos su energía. Al poco tiempo, engendramos un hijo. Desde que la luna oyó esta leyenda desea también ser madre, pero su frustración va en aumento. Al ver que no consigue sus propósitos se venga del mar haciéndolo enfurecer y obligándolo a engullir a los barcos que por él navegan.

—Si esa leyenda es verdad, ¿por qué has decidido venir a pescar en pleno mes de febrero, madre?

—Este año ha tocado así, hijo. Esperemos que nada suceda.

Namikai y Mitsuni siguieron pescando toda la tarde y un rato antes del ocaso pusieron rumbo a casa. Una fría y fina lluvia comenzó a humedecer las ropas de nuestros pescadores. Mitsuni miraba al cielo, rezando para que no fueran más que inofensivas gotas. Sin embargo, Namikai sabía que aquello era solo el principio. Varias olas rompieron contra el casco de la barca e inundaron el fondo. Los movimientos de las olas revolvieron el estómago del pequeño y ambos rodaron varias veces de un lado a otro. Necesitaron amarrarse con cuerdas al poste central para no caer al agua.

—Asegura ese nudo, hijo —gritó Namikai.

La furia del mar estalló en un segundo, el cielo se tornó negro y una fuerte lluvia amenazó con hacerlos volcar. Namikai se arrodilló, sintiendo el agua por encima de su cintura. 

«La barca se va a pique», pensó.

Miró al cielo y le dedicó unas palabras al dios del mar, Susanno:

—Oye mi humilde voz, espíritu de la naturaleza, dios de las aguas del mar y señor de las tormentas. No te sientas amenazado por el dios de la luna, Tsukuyomi, pues su único deseo es permitirle se madre. Si calmas tu furia, te ofrezco mi compañía en un mes en el que deambulas solo entre estas aguas.

—¿Qué dices, madre? Padre se enfadará.

—Concédele a la luna su deseo más soñado —continuó Namikai, haciendo caso omiso a su hijo—, deja que se bañe en tus poderosas aguas y lograré que otros pescadores me acompañen. No temas los rayos de luna, que enfrían tus olas, ni el viento que manda a azotarte para que crezca tu ira. No quieras borrar su reflejo provocando tempestades, pues solo lograrás que aumente su furia. Cálmate y deja que la luna absorba tu poder. Solo así las cosas cambiarán.

En cuanto dio paso al silencio, el viento cesó, las aguas se aplacaron y los rayos de luna se posaron sobre la superficie del mar.

—Vamos, no dejes de remar — dijo Namikai a su hijo—, el dios Susanno nos ha dado una tregua.

A partir de entonces, el mar de los pescadores dejó de ser tan bravío, sobre todo en febrero y permitió que los barcos navegaran sin problemas. Ya no se teme al dios del mar ni tampoco al de la luna. Las mujeres salen a pescar con sus maridos o acompañada de otros que comparten su profesión. Y se sabe que desde ese momento, si logras mirar con atención, en medio de las aguas del mar de los pescadores, puede verse junto a la luna otra mucho más pequeña y tenue a su lado. Su madre la mantiene casi oculta, para que nadie ose molestarla.

Leyenda dedicada a la gente de mar. Espero que os guste.

También os pueden interesar estas otras leyendas:

1.-El pueblo sin sangre nueva.

2.-Los sacacuartos.

3.-Los buscadores de piel.

Creación de Mundos, Recursos para el escritor

La educación: Worldbuilding

La educación: Worldbuilding. Fantasialg
La educación y la cultura, por Luisa García

Las razas, el bestiario, la ubicación de la población… son aspectos importantes de nuestro worldbuilding que debemos desarrollar lo más detalladamente que podamos para que no dé lugar a errores.

El momento de escribir es tan frágil que no nos podemos permitir el lujo de perder la concentración pensando en nimiedades como el nombre de un río en el que se hunde el dragón de las siete cabezas. 

Pero hay otro apartado dentro de nuestro worldbuilding al que debemos prestar también mucha atención y es el sistema educativo del reino, planeta o territorio elegido. No es lo mismo hablar de una población culta que analfabeta. 

Puedes hacerte ciertas preguntas que te ayuden a establecer tus propias reglas.

  • ¿Quienes saben leer?
  • ¿Una raza en particular o todos?
  • ¿Un grupo dentro de una misma raza?

 Tendrás que decidir si los cultos han aprendido desde pequeños o de mayores, dónde lo han hecho y cómo

La edad de inicio de la educación es muy importante y marcará un antes y un después. No es lo mismo aprender de pequeños que de mayores. Esto establece:

  • un tipo de infancia que quizás otros no tengan
  • grupos sociales de amigos
  • vínculos de amistades entre personajes de distintas edades (maestro/alumno)
  • el manejo de la frustración ante suspensos
  • la destreza ante ciertos aprendizajes
  • valores sociales y cívicos…

Decidir si tienen derecho a la misma educación establece categorías o niveles en la cultura de la población. Es posible que las distintas razas que has creado reciban también una educación diferente basada en religiones, creencias, ciencias… Establece las normas, las bases para acceder a una o a otra. 

Una vez que terminen sus estudios, ¿qué procede?, ¿les proporciona un trabajo manual, una profesión académica o está relacionado con cualquier otro sector?

Los que no acceden a una educación ¿a qué se dedican?, ¿como consiguen sus trabajos u oficios?

Decide también si aquellos que no tienen posibilidad de acceder a una educación podrían conseguirlo si tuvieran alguna cualidad o característica especial. No te olvides de definirla.

Ejemplo: en el bestiario de Axlin, Laura Gallego creó un mundo en el que no había escuelas ni lugar donde aprender. De hecho nadie sabia ni leer ni escribir y solo existía un escribano en el poblado que enseñó a Axlin a escribir con una única intención, que a su muerte fuera ella quien recogiera las situaciones vividas en el poblado. Su interés por las bestias que temía la llevó a forjarse un futuro escribiendo toda una enciclopedia con ilustraciones incluidas sobre dichos monstruos.

Muchos de vosotros estaréis pensando que no es necesario detallar el tema de la educación de forma minuciosa para escribir nuestra historia y os diré que tenéis toda la razón. El worldbuilding se crea para ti, casi en su exclusividad, para que a la hora de desarrollar tu novela no caigas en contradicciones, te quedes en blanco o no sepas qué mas escribir. Pero imagina por un momento que eres la autora de Harry Potter. ¿Crees que J. K. Rowling no pensó detenidamente en el sistema educativo que necesitaba?

La cultura y la educación son dos aspectos importantes en la vida de nuestros personajes, una carta de presentación para cada uno. En ninguna historia de ningún autor que se precie, el personaje mas inculto y maleducado se comportara de buenas a primeras como el más entendido del reino (a menos que crees un artilugio que le ayude a conseguirlo).

Tal vez seas capaz de crear una nueva forma de desarrollar la capacidad intelectual, moral y las normas de convivencia de la sociedad a la que pertenecen tus personajes. Si es así, adelante, sé tan original como puedas. Quizá el mundo real te lo agradezca.

También sería conveniente hablar del material y las herramientas que usan para aprender. ¿Son tradicionales y usan libros, papel, pizarra, lápices… ? ¿Son más tecnológicos, incluso llegan a utilizar herramientas totalmente desconocidas para el lector?

Te recuerdo que todo lo que desarrolles sobre cualquier tema de tu worldbuilding no tienes porque introducirlo a la fuerza en tu historia, pero tenlo en cuenta a la hora de darle acción a tus personajes, darle voz a sus pensamientos, crear sus rutinas y todo lo demás. Solo si son acciones razonables contarás con la credibilidad que el lector necesita.

Quizá te perdiste el último post. Te lo dejo aquí:

10 mejores post sobre los giros en la trama de tu novela.

O te apetezca leer más sobre Worldbuilding:

1.- Objetos mágicos

2.-Guía sobre la alimentación en tu worldbuilding